#DebateAragón22 Intervención de Isabel Lasobras #4denoviembre22

Adjuntamos el texto íntegro de la intervención de la Secretaria General de CHA y Portavoz Adjunta del Grupo Parlamentario de CHA en las Cortes de Aragón, Isabel Lasobras, con motivo de la celebración del Debate de Política General sobre el estado de Aragón, que tuvo lugar el pasado viernes 4 de noviembre de 2022.

La señora diputada LASOBRAS PINA: Gracias, presidente.

     «Buenas tardes, presidente, consejeros y consejeras, diputados y diputadas.

     Saludamos a las personas que nos acompañan desde la tribuna y le deseamos una pronta recuperación al portavoz de Chunta Aragonesista, a Joaquín Palacín. [Aplausos].

     Hoy ponemos el primer broche a este final de legislatura con el debate sobre el estado de Aragón. Echamos la mirada atrás durante solo un momento para remarcar de dónde venimos, para dedicar la mayor parte de esta intervención a proponer el futuro que queremos para Aragón ante un presente complejo.

     Hemos tenido una legislatura atípica, un período alejado de todos los modelos conocidos anteriormente en la política aragonesa durante estos cuarenta años de autogobierno, y, además, en un escenario sin precedentes, con una pandemia de alcance mundial y con una guerra que está afectando a las economías europeas. Pocos gobiernos de Aragón han tenido un escenario tan difícil y diverso durante tanto tiempo.

     Hubo que anteponer el diálogo y el acuerdo como eje de las políticas públicas. El resultado ha sido un Gobierno estable y solvente, capaz de dar respuestas al desafío que tenía por delante.

     Ahora, este debate en estas Cortes debe servir para hablar, precisamente, de cómo mejorar las condiciones de vida de todas las personas que vivimos en Aragón.

     Existen tres cuestiones prioritarias relacionadas entre sí que debemos marcarnos como objetivo básico: la primera atajar la crisis inflacionista; una segunda cuestión pasa por el nuevo modelo social, económico y ambiental para afrontar el cambio climático, y la tercera, vinculada a las dos primeras, financiación justa y autogobierno.

     El alza de los precios afecta a la vida diaria de la mayoría de los aragoneses y aragonesas, al sector productivo, a nuestro derecho a la movilidad. Por tanto, nuestros esfuerzos políticos deben ir orientados en una doble dirección: tratar de paliar el impacto que supone a las familias y promover reformas estructurales destinadas a actuar en la raíz del problema.

     Si en alguna cuestión están de acuerdo todos los expertos es en que actuar frente al alza del precio de la energía es una de las claves para resolver el problema, dado que su impacto repercute en toda la actividad económica.

     Es difícil encontrar un mercado más opaco, menos transparente y más injusto que el mercado energético. Por este motivo, reclamamos a los gobiernos de España y a los organismos de la Unión Europea un cambio sustancial y urgente en su regulación. Lo que hay ahora se ha demostrado que no sirve, porque estamos hablando de un bien básico.

     Y, por otro lado, hay que actuar también desde Aragón, con medidas paliativas como las que se llevan a cabo en este Gobierno para ayudar de manera puntual a las personas y al sector productivo, como, por ejemplo, el trabajo impulsado por el Departamento de Vertebración para ir mejorando la eficiencia en el consumo eléctrico de las viviendas.

     En Aragón, además, tenemos una oportunidad para actuar ante la subida de los precios, los saltos hidroeléctricos, fundamentalmente del Pirineo aragonés, que están ahora en período de reversión a manos públicas. Hay que negociar, primero, con el Gobierno de España para que no vuelva a sacarlos a concurso y, segundo, para conseguir que esa nueva gestión sea aragonesa. Deberíamos tener una empresa propia de energía: esta es nuestra apuesta.

     Se precisa honradez en la toma de decisiones, se necesita explicación de todo lo que se hace y por qué se realiza, acompañado de una gestión correcta como garantía de eficacia en las decisiones políticas.

     En el caso del Gobierno de Aragón, las decisiones son compartidas por cuatro fuerzas políticas. El último acuerdo alcanzado es en algo tan importante como es la fiscalidad, un acuerdo en que los beneficiarios van a ser la mayoría social aragonesa. Hemos sido capaces de realizar una revisión integral de todo el paquete de impuestos, buscando la progresividad, la justicia social y también el equilibrio en las políticas de ingresos, algo fundamental. Hemos valorado en su conjunto la actual tabla del IRPF y haciendo pleno uso de una herramienta muy valiosa como es el autogobierno y la fiscalidad diferenciada hemos conseguido llegar a un acuerdo de una revisión de la escala autonómica del IRPF, teniendo en cuenta la incidencia que tiene en la economía de las familias aragonesas, la subida de los precios, la subida del precio de la energía. Las rentas inferiores van a contribuir menos y las más altas más. El 99% de los contribuyentes aragoneses se van a beneficiar de estas medidas; solo a un 1% se les va a pedir mayor esfuerzo fiscal.

     En una crisis económica como la actual, hay muchos damnificados, pero hay sectores o, mejor dicho, grandes corporaciones del sector energético que están obteniendo grandes beneficios (Iberdrola, un 30%) y consideramos que deben aportar más de lo que están haciendo, y, por tanto, se les va a pedir un mayor esfuerzo fiscal a través de los impuestos ambientales sobre determinados usos y aprovechamientos de agua embalsada y sobre las instalaciones de transporte de energía eléctrica de alta tensión. Estos impuestos aumentarán un 15%.

     Y también queremos utilizar la política fiscal como palanca para el emprendimiento y para la actividad empresarial, pensando en aquellas pymes o empresas familiares para que puedan continuar con su actividad.

     Vamos a presentar una propuesta de resolución para estudiar un nuevo impuesto por la ocupación del territorio aragonés y las afecciones en el paisaje por la implantación de las renovables.

     Y, si hablamos de inflación, es preciso lograr salarios dignos para quienes trabajan en lo público o en lo privado o para quienes reciben ayudas para poder disponer de un mínimo vital.

     Un pacto de rentas con un marco más amplio, un nuevo contrato social donde acordar lo que se quiere y lo que se necesita para afrontar el siglo XXI.

     Las acciones del diálogo social impulsadas por este Gobierno entre los sindicatos y las organizaciones empresariales están permitiendo que Aragón tenga las menores tasas de desempleo del Estado.

     Debemos también hacer referencia al precio de los alimentos. Se debe atajar la especulación en la cadena alimentaria para que, como consumidores, podamos acceder a los alimentos básicos a un importe asequible, sin olvidar que las personas dedicadas a la agricultura y a la ganadería deben recibir un precio justo por todo su trabajo.

     En esta línea de medidas estructurales contra el alza de los precios hay que destacar los planes de vivienda del Gobierno de Aragón, donde se ha puesto en marcha un programa específico de alquiler para jóvenes. Y otra novedad, también pionera, es que se apoya la adquisición de vivienda en pequeños municipios y para gente joven, favoreciendo el derecho de quienes libremente quieren quedarse a vivir en sus pueblos. La política del Departamento de Vertebración ha estado dirigida al aumento del parque público de vivienda en alquiler y del parque de vivienda en general. Podemos citar: en Huesca, con el solar de la Merced, 27 viviendas; 77 viviendas por el Fondo de Cohesión Territorial en pequeños municipios; más de mil en Zaragoza con el proyecto Pirineos y Buen Pastor de alquiler específico para jóvenes; 26 en Teruel y Alcañiz; Graus con 9; además de otras 900 viviendas para alquiler en colaboración con los ayuntamientos y con diversas permutas con las que se aumentará también el parque de vivienda público aragonés. O la ley de vivienda, entendiendo la vivienda como un derecho y no como un producto, y que ya está en las Cortes para su aprobación definitiva.

     El segundo de los retos a afrontar es el que va a cambiar nuestra forma de producción en todos los sectores, nuestra forma de consumo, nuestra movilidad, los hábitos de compra. Y es que es necesario abordar con urgencia la emergencia climática. El cambio global ya es local. Y aquí es donde, desde el Gobierno de Aragón, tenemos un papel decisivo con políticas progresistas, apoyando los productos de proximidad, de kilómetro cero, dotando de recursos a nuestro tejido productivo propio, reduciendo el impacto de contaminación por el transporte de mercancías, potenciando la economía social, que supone un 7% del PIB: cooperativas, sociedades laborales, centros especiales de empleo, empresas de inserción, asociaciones, fundaciones y sociedades agrarias de transformación. Además de la economía circular, hoy tenemos más de 1.500 empresas trabajando en Aragón. Gente de aquí que va a quedarse en Aragón, fijando población y creando riqueza con productos de proximidad, de nuestra tierra.

     Si hablamos de agricultura y ganadería, desde Chunta Aragonesista apostamos por la explotación agrícola familiar, que debe de ser el horizonte al que dirigirnos, porque cuida nuestro territorio, protege un consumo de calidad y genera economía de futuro.

     Es necesaria una reforma urgente de la PAC donde se favorezca a las personas que se dedican a la agricultura profesional, a la agricultura familiar, frente a quienes ostentan unos privilegios históricos contra los que ningún Gobierno quiere actuar.

     La economía tiene que ser responsable con el territorio y con las personas que vivimos en él.

     Hemos sido un territorio donde históricamente se han ubicado proyectos con un fuerte impacto en el medio sin obtener a cambio lo que sería justo por esta servidumbre. Esta producción se marchaba fuera sin dejar beneficio alguno en su lugar de origen. Y, como cualquier tiempo pasado fue peor, tenemos la oportunidad de evitar la repetición de errores.

     Debemos abogar por otro modelo energético; renovables sí, pero no así. Es necesario garantizar nuestro derecho a tomar nuestras propias decisiones. Un modelo planificado con el territorio, con los ayuntamientos y con las comarcas, no contra ellas, sabiendo hacia dónde vamos y qué queremos hacer con esa energía. Estamos ante una disyuntiva: o servilismo con las grandes compañías eléctricas, que extraigan todo para llevárselo fuera, o decidir una alternativa más solidaria con la economía y más sostenible con el territorio. Hay alternativa, como el fomento del autoconsumo, las comunidades energéticas, una producción más cercana al lugar donde se va a consumir y que permita que se ubiquen empresas y desarrollo. Democratizar la energía con proyectos que no condicionen las actividades socioeconómicas existentes.

     Y en esa transición energética, donde no debemos dejar a nadie ni a ningún lugar atrás, echamos en falta por parte del Gobierno de España el impulso definitivo del convenio de transición justa, donde se atiendan las necesidades más urgentes de las comarcas mineras aragonesas.

     El sector industrial debe avanzar hacia la renovación tecnológica para el Aragón digital y sostenible que queremos. La clave son las políticas de relocalización. Después de décadas permaneciendo pasivos ante el traslado de nuestra producción, es el momento de apoyar que se haga aquí, en Aragón, que vuelva, que nazcan nuevos proyectos. La investigación y la innovación deben acompañar este camino con proyectos de cohesión territorial, lucha contra la despoblación y de la apuesta por la vertebración, como deseamos que sean la agencia estatal de sanidad publica, la agencia de inteligencia artificial o la agencia espacial en Teruel.

     Y necesitamos mecanismos como las bonificaciones fiscales en el territorio, como se ha hecho en el norte de Europa, para conseguir que esa nueva reindustrialización sirva para afrontar la despoblación de nuestras comarcas.

     Hay que impulsar y hay que hacer de esta crisis una oportunidad para impulsar un empleo verde ligado a la gestión forestal. Y no solamente hay que hablar de nichos de trabajo en este ámbito: deberíamos impulsar políticas para reverdecer todo el empleo. La economía verde ya emplea a más de medio millón de personas en España. La innovación sostenible genera puestos de trabajo en protección ambiental, en la gestión de residuos, en la educación ambiental, en la logística sostenible…

     Otro tema que afecta al cambio climático al que tenemos que hacer frente, como son los incendios forestales, que este verano han afectado a diferentes comarcas aragonesas, lo que demuestra la necesidad de desarrollar una gestión sostenible del medio natural.

     Igualmente hay que destacar en este cambio de modelo que necesitamos ante el cambio climático el problema de la sequía. Ha azotado nuestro territorio y debemos poner en marcha de una vez los mecanismos de la nueva cultura del agua para afrontar tiempos donde la planificación en todos los ámbitos debe ajustarse a la oferta real.

     Y, ligada al agua, la nieve. El cambio climático nos obliga a impulsar un mecanismo de acuerdo y diálogo con todos los sectores implicados, porque el futuro no será como ahora. Apostamos por una mesa de la nieve donde abordar las políticas necesarias para la modernización, la accesibilidad frente a ampliaciones que no tienen ningún sentido.

     Y, en esta línea de cuidar nuestros pueblos para afrontar el futuro, dos grandes bloques de políticas desarrolladas por el Departamento de Vertebración del Territorio, Movilidad y Vivienda del Gobierno de Aragón. Desde la Dirección General de Urbanismo se llevan destinados 1,7 millones de euros para ayudar a los ayuntamientos que carecen de cualquier figura de ordenación urbanística. Cuando llegamos al Gobierno de Aragón, 240 municipios carecían de plan general o delimitación de suelo urbano. Vamos a conseguir reducirlos a un centenar al terminar esta legislatura. Y, desde la Dirección General de Ordenación del Territorio, el Fondo de Cohesión Territorial. Se puso en marcha la pasada legislatura como una fórmula para invertir directamente, financiando hasta el 100% proyectos del medio rural, atendiendo a los núcleos con menor desarrollo económico. Proyectos nacidos desde las personas que conocen el territorio y lo quieren. Solo tenemos que abrir las puertas a sus ideas.

     Y esta actuación frente a la emergencia climática también debe llevarnos a replantearnos nuestros modelos de servicios públicos con nuevas políticas.

     Desde Chunta Aragonesista reclamamos un cambio en el modelo de atención primaria, cuidar y proteger la salud mental, mejorar la educación pública e inclusiva, y, además, apostamos por una universidad pública de calidad y gratuita, únicos modelos que sirven para garantizar la igualdad de oportunidades.

     Un Aragón inclusivo, con igualdad plena de derechos y libertades, con políticas para jóvenes transversales y construidas con ellos, donde las residencias de nuestros mayores sean el mejor lugar para dignificar su vida y colaborar para reducir la soledad no deseada.

     En este Aragón diverso también es necesario trabajar en políticas para, con y por las mujeres, porque hay que avanzar en el desarrollo de herramientas de igualdad retributiva, además de fortalecer las medidas de conciliación, y también impulsando políticas para las mujeres del medio rural, porque muchas veces somos las grandes olvidadas.

     Una sociedad diferente con nuevas necesidades que el Gobierno de Aragón debe de atender y reconocer, una sociedad más sana frente al repunte de delitos de odio sexual contra las personas LGTB, porque Aragón se enrique con la diversidad.

     Más democracia debe significar siempre menos desigualdad social y territorial entre los aragoneses y las aragonesas.

     No va a ganar la resignación. Tenemos la mejor fórmula: un horizonte verde, los derechos del siglo XXI y la política de lo importante para vivir mejor.

     ¿Cómo logramos afrontar estos grandes retos sociales, territoriales y ambientales? Necesitamos recursos económicos, un poder político aragonés fuerte para tomar decisiones desde aquí con nuestra gente y con una financiación justa. Desde Aragón se pueden tomar las mejores decisiones, adaptadas a nuestro territorio y en el menor tiempo posible.

     Cuarenta años recorridos que no tienen vuelta atrás, por mucho que algunos quieran. Cuatro décadas de poder aragonés al que se vuelven a poner obstáculos que sortearemos. Este año, en el que cumplimos este aniversario, tenemos un estatuto que cumplir. Por este motivo proponemos actualizar el mapa estatuario aragonés con cinco principios: reformar el actual modelo para lograr un sistema de financiación justo para Aragón; avanzar hacia la cogobernanza (queremos y debemos participar en la toma de decisiones que nos afectan en España y en Europa); asumir las competencias pendientes desde el 2007; adaptar el estatuto a las nuevas realidades con el reconocimiento de nuestros derechos a la sostenibilidad, conectividad y movilidad; y una descentralización real de las instituciones.

     De poco nos sirve tener poder político sin un respaldo financiero: ¿cómo vamos a dignificar nuestros servicios públicos esenciales sin recursos económicos?; ¿cómo vamos a mejorar nuestras infraestructuras y apoyar nuestro tejido productivo aragonés?; ¿cómo vamos a orientar nuestras políticas para abordar los retos del futuro sin dinero suficiente?

     La Cámara deCuentas de Aragón presentó este mismo año un informe que demuestra una profunda carencia, un 20%, a la hora de cubrir el coste total de los servicios públicos esenciales prestados desde Aragón, como es la sanidad, la educación, las políticas sociales y la vivienda.

     Somos un Gobierno autónomo de derecho, pero seguimos manteniendo una dependencia elevada de las decisiones de los Gobiernos de España. Tenemos un modelo de financiación en el que cada día que pasa Aragón pierde. Ahora se prima la variable poblacional y no se tiene en cuenta el coste real de los servicios prestados. Cuesta más una plaza escolar en Sobrarbe que en cualquier municipio del extrarradio de Madrid. Y esta es nuestra cruda realidad.

     Y, dado que en esta legislatura no se va a modificar el sistema de financiación de 2009, proponemos desde Chunta Aragonesista reclamar al Gobierno de España la aprobación de un fondo extraordinario incondicionado para compensar toda esa falta de recursos estructurales que tenemos y que se mantenga, al menos, mientras no se modifique el actual sistema de financiación.

     Sirva este debate para traer ejemplos de lo que sí somos capaces de hacer con el poder político que nos otorga el estatuto, a pesar de la escasez de recursos económicos, y de hacerlo de un modo diferenciado.

     Atender el derecho a la movilidad de realidades territoriales como Aragón, muy distinta a la de otros territorios, donde en muchos municipios la única fórmula de transporte es el autobús. Desde Madrid se tiene una visión tan centralista que no han caído en esta cuestión a la hora de favorecer la movilidad. Sin embargo, en Aragón tenemos ya el proceso de licitación del nuevo mapa concesional de transportes a punto de culminar. Va a garantizar el derecho a la movilidad de todos los rincones de Aragón. Los municipios con más de diez habitantes contarán con un servicio como mínimo a la semana para conectar con el centro de salud. El Gobierno de Aragón incrementará en once millones anuales el dinero destinado a financiar un transporte que será eficiente, más respetuoso con el medio ambiente y más útil. Y se verá completado con el impulso del Plan extraordinario de inversiones en carreteras, de más de 600 millones de euros. Y, por otro lado, frente a esta política está el modelo de no movilidad del Ayuntamiento de Zaragoza, regido por el Partido popular, donde tras 600 días de huelga se sigue sin lograr solventarla, demostrando dónde están las prioridades de cada forma de entender lo que es Aragón. [Aplausos].

     Y quiero detenerme en otros ejemplos que demuestran lo necesario que es el autogobierno y lo positivo que es creérselo para desarrollar nuestra manera de entender Aragón. Hablamos de Canfranc. Durante casi cuarenta años se había sido incapaz de desatascar la situación de bloqueo. En estos siete años hemos avanzado más que en décadas para lograr la reapertura de la vía ferroviaria. Gracias a la calidad de los proyectos presentados, se han logrado ayudas europeas y estamos a punto de culminar el plan para la recuperación de la estación internacional de Canfranc. La ilusión que ha despertado se ha notado también en Madrid. Nunca antes se había invertido de manera tan directa en la renovación de la línea que conecta Huesca con Canfranc.

     Y estamos contribuyendo a mejorar Aragón en un doble ámbito: favorecer uno de los sectores estratégicos, la enorme capacidad logística de Aragón, y, a la vez, contribuyendo a reducir la huella climática de la actividad económica al desplazar el transporte de la carretera al ferrocarril.

     Otro ejemplo de lo que somos capaces de hacer en Aragón con nuestro buen gobierno: el aeropuerto de Teruel. Su crecimiento en estos últimos siete años ha sido exponencial en lo que se refiere a infraestructuras y a creación de empleo.

     También apostamos por nuestra identidad y seguimos impulsando nuestras lenguas. Se ha constituido la Academia Aragonesa de la Lengua, se ha continuado con el trabajo realizado anteriormente, tanto en promoción y difusión como en la enseñanza, y se sigue colaborando, con asociaciones culturales, sindicatos, ayuntamientos y comarcas para conservar y dignificar nuestras lenguas.

     Compromiso de este gobierno, labor y responsabilidad de Chunta Aragonesista. Ejemplos que nos conducen a una pregunta: ¿qué seríamos capaces de hacer si tuviésemos un sistema de financiación propio, adaptado a nuestras necesidades, a nuestros derechos históricos?

     Por tanto, por ir concluyendo, estos 40 años de autogobierno son para felicitarnos y para seguir mejorando. Tenemos que adaptarnos a las nuevas realidades, creciendo ante las diferentes circunstancias y exigiendo nuestro espacio frente a las tendencias recentralizadoras.

     El Estatuto que tenemos no es el punto de llegada, es una estación más en este viaje que necesita de más financiación para cumplir con nuestras obligaciones y nuestros derechos.

     Recientemente, el pasado mes de octubre, hasta cuatro presidentes de comunidades autónomas decían que se podía sacar mucho más provecho de los fondos de la Unión Europea con una gestión compartida, más descentralizada, para ser más eficaces. Ahí está la clave política de futuro para avanzar hacia nuevos modelos, con poder de decisión y responsabilidades compartidas, tanto en España como en Europa. Si somos Estado, debemos disponer de unas condiciones en las que también podamos decidir sobre todas las cuestiones que nos afectan a Aragón.

     Es necesario ser más críticos, empezando por uno mismo. Seguro que esta opción hará de esta tierra un lugar mejor para vivir. Queda mucho por hacer.

     Estos cuarenta años nos han permitido un Aragón más avanzado. Debemos seguir en esta vía emprendida, responsabilizándonos como sociedad ante los retos de futuro, exigiendo a nuestros gobiernos lo mejor para nuestro país, para Aragón.

     Somos Aragón y reclamamos nuestro lugar, sin lamentos victimistas ni con una innecesaria soberbia, levantando el orgullo propio de nuestra identidad siendo más reivindicativos. Como decía el bilbilitano Marcial, que nació en el Aragón que todavía no lo era, debemos lograr querer ser lo que somos.

     Encerremos bajo siete llaves todos nuestros miedos endémicos, todos nuestros complejos tan enraizados como innecesarios. Una vía aragonesa propia, diferenciada, de hacer política, construida con nuestra gente, basada en los valores que nos definen, entre la necesaria capacidad de acuerdo y la rasmia para defender lo nuestro, sin imposiciones ni servilismos, con audacia, creyendo en nuestras posibilidades, pensando en el mejor futuro posible para Aragón, para quienes ahora vivimos aquí y para los que están por venir y que llegarán.

     Gracias, presidente. [Aplausos].

Anuncio publicitario

Si quieres hacernos una consulta, plantearnos una duda o hacer una sugerencia este es tu sitio

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s