El Consejero José Luis Soro, sobre políticas de rehabilitación de vivienda #PlenoAragón

La sesión plenaria del pasado 18 de junio de 2021 incluyó en su orden del día una interpelación relativa a las políticas de rehabilitación de vivienda, formulada al consejero de Vertebración del Territorio, Movilidad y Vivienda.

Transcripción del primer turno de intervención del Consejero José Luis Soro

«Señor Ortas, desgraciadamente, no le voy a poder dar más información de la que tenemos nosotros. Estamos esperando que se publique el Real Decreto que regule los diferentes programas. El plazo al que se ha comprometido el ministerio es el tercer trimestre. Por lo tanto, hasta septiembre es posible que no conozcamos los detalles. Yo le voy a transmitir lo que desde el ministerio nos han transmitido a nosotros, tanto en las comisiones multilaterales de directores generales, la última fue el 19 de mayo de 2021 como en la Conferencia Sectorial de Vivienda, Urbanismo y Suelo, con los consejeros y consejeras de todas las comunidades autónomas el 26 de mayo.

Ahí es donde se nos trasladó los planes que tiene el ministerio, en concreto, para ese componente dos de la que usted hablaba, que además de inversiones, sabe que contiene reformas, que son también importantes: la Ley de Vivienda, la Ley de Calidad de la Arquitectura, las oficinas de rehabilitación de las que usted hablaba y una serie de inversiones, algunas que sí que dependen del Ministerio… del MITMA, del Ministerio de Transportes, otras no. Otras dependen del Ministerio para la Transición Ecológica y me centraré hoy, ya que hablamos de rehabilitación, en el programa específico de rehabilitación que depende del MITMA y, por lo tanto, del Departamento, el programa de rehabilitación para la recuperación económica y social en entornos residenciales que se desarrolla en cinco programas.

Ha citado usted alguno de ellos. En primer lugar, el programa de ayudas a las actuaciones de rehabilitación a nivel de barrio. En segundo lugar, rehabilitación a nivel de edificio. Otro programa de apoyo a las oficinas de rehabilitación que usted le decía y yo estoy completamente de acuerdo van a ser claves. El programa de fomento de la mejora de la eficiencia energética en viviendas y, por último, un programa muy interesante de futuro que es el programa de Ayuda a la elaboración del libro existente para la rehabilitación y la redacción de proyectos de rehabilitación.

Empiezo por el primero de los programas, las ayudas para rehabilitación a nivel de barrio. Algo parecido a lo que hasta ahora han sido los ARRU: realizar conjuntamente obras de rehabilitación de edificios y viviendas, pero también la organización o reurbanización, la mejora del espacio público dentro de lo que ahora se llamarán entornos residenciales de rehabilitación programada. En todos los casos, aunque evidentemente pueda haber obras de rehabilitación que tengan que ver con la accesibilidad o conservación, siempre se va a exigir, siempre, que haya una reducción del consumo energético de energía primaria, igual o superior al 30%.

Se crean además unas oficinas de rehabilitación tipo ventanilla única, diferentes de las del programa que después le explicaré. Unas específicas para la rehabilitación a nivel del barrio. ¿Qué se está planteando por ahora? Insisto que esto es provisional y podrá modificarse, lo sabremos cuando conozcamos el Real Decreto y la letra pequeña, pero de momento lo que nos traslada el ministerio es que la cuantía de las ayudas que manejan, en el caso de la rehabilitación y mejora edificios va a depender de ese ahorro energético que se consiga, de modo que si se consigue un ahorro energético, el mínimo entre el 30% y el 45%, se plantea que el porcentaje máximo de subvención sea el 40%, la inversión máxima subvencionable dieciséis mil euros y la cuantía máxima de ayuda por vivienda, seis mil cuatrocientos.

Pero esto se va incrementando si se consigue un mejor objetivo energético. De modo que, si el ahorro energético es entre el 45% y el 60%, el porcentaje máximo subiría al 65%. La inversión máxima a veinte mil euros y la cuantía máxima de ayuda por vivienda a trece mil euros. Y, por último, si se consigue un ahorro energético superior al 60%, el porcentaje máximo sería el 80% con una inversión máxima subvencionable de veinticuatro mil euros y una cuantía máxima de ayuda por vivienda de diecinueve mil doscientos euros.

Unas cuantías muy elevadas e, insisto, de forma provisional es lo que nos transmiten algo muy importante, sobre todo, a nivel de barrio en el que hay muchas personas implicadas en los trabajos es que la subvención podrá llegar hasta el 100% con criterios sociales. En el caso de las actuaciones de urbanización, reurbanización, mejora del entorno físico se plantea hasta un quince por ciento de las cuantías de los edificios y en cuanto a estas oficinas de rehabilitación específicas para este programa hasta ochocientos euros por vivienda.

El procedimiento será a través de la selección de esos entornos residenciales de rehabilitación programada, será a través de comisión bilateral entre el Estado, Gobierno de Aragón y la entidad local correspondiente.

El segundo programa de actuaciones de rehabilitación a nivel de edificio. Especial atención a la envolvente edificatoria, pero, insisto, podrá incluir también la accesibilidad, conservación, etcétera. Se exige también esa reducción del consumo al menos del 30%. También aquí las cuantías de subvención van a depender en principio del ahorro energético. Entre el treinta y el 45%, el 40% máximo de subvención con inversión máxima subvencionable de doce mil euros y cuantía máxima de ayuda por vivienda de cuatro mil ochocientos y nuevamente si el ahorro energético es entre el cuarenta y cinco y el 60%, el porcentaje llegaría al 65%. Dieciséis mil de inversión máxima, diez mil cuatrocientos de cuantía máxima de la ayuda; y si supera el 60% llegaría también al 80%. Veinte y un mil euros de inversión máxima y dieciséis mil ochocientos de cuantía máxima de ayuda por vivienda y también pudiendo llegar hasta el 100% si se cumplen criterios sociales.

En este caso, el procedimiento seria a través de convocatoria pública por parte del Gobierno de Aragón en concurrencia simple; es decir, con prelación del tiempo de solicitud de la ayuda.

En tercer lugar, el programa de ayuda a las oficinas de rehabilitación, que son diferentes de las oficinas de rehabilitación establecidas. Para la rehabilitación a nivel de barrio se busca esa ventanilla única para coordinar, informar, facilitar la gestión de las ayudas. Se está planteando en este momento una cuantía máxima subvencionable de ochocientos euros por vivienda, objeto de rehabilitación a través del programa de rehabilitación a nivel edificio y también el procedimiento para llevar a cabo este programa sería a través de acuerdo de la Comisión Bilateral donde se definirían el objeto de alcance de los servicios de la oficina y los costes de los servicios.

En cuarto lugar, el programa de fomento de la mejora de la eficiencia energética en viviendas. Algo muy parecido a la convocatoria que hicimos desde el Departamento para ventanas. Si recuerda que fue con éxito, en definitiva, actuaciones concretas en edificios, en viviendas, ya sean unifamiliares o pertenecientes a edificios plurifamiliares. En este caso también se exige una reducción de la demanda energética anual, global, de calefacción y refrigeración de, al menos, el siete por ciento. O esa reducción del consumo de energía primaria no renovable de, al menos, un treinta por ciento. Se plantea una inversión mínima de mil euros y una inversión máxima subvencionable de cinco mil euros con el 40% de inversión subvencionable; y también en este caso sería a través de convocatoria pública por parte el Gobierno de Aragón en concurrencia simple también, dice el ministerio, de modo que se priorice a quienes solicitan antes la ayuda.

Y el último programa, insisto, que lo que está pensando es que esto no se acabe en 2026, sino que sigamos con esta cultura de la rehabilitación, que preparemos el camino y lo que se hace es impulsar la implantación y la generalización del libro del edificio existente que contendría, pues el diagnóstico de cómo está el edificio, sus características constructivas, el estado de conservación, el comportamiento energético, un diagnóstico del potencial de mejora que tiene y un plan de actuación. Y, por otro lado, también se subvencionarían los proyectos técnicos de rehabilitación integral.

Como ve, lo que se está planteando es: vamos a ir preparándonos para cuando podamos invertir en estos edificios. En estos casos, para el libro del edificio existente, depende. Si el edificio es menor de seis viviendas, se plantea la subvención de quinientos euros, si es más de seis viviendas a cien euros por vivienda, con una cuantía máxima de mil quinientos euros y en cuanto a los proyectos técnicos de rehabilitación, pues también depende como en casos anteriores del ahorro energético que se alcance. Y también a través de concurrencia pública.

Y, además, -termino con esto mi primera intervención- algo importantísimo, esas medidas de impulso a través de deducciones de IRPF, que también fiscalmente, no solo con ayudas directas, sino que también a través de política tributaria conseguimos impulsar la rehabilitación en Aragón, en nuestro caso, y en el conjunto del Estado».

Turno de réplica

«Señor Ortas, completamente de acuerdo en que los ayuntamientos tienen que ser protagonistas, desde luego, de todos estos programas y también los colegios profesionales. Ya estamos hablando con ellos, estuvieron presentes en la reunión a la que usted hacía referencia y, desde luego, tienen que formar parte de esas mesas de rehabilitación.

Hablaba usted de que tenemos que ser eficaces, pero porque además el ministerio planteaba algo que yo en la Conferencia Sectorial expresé que estábamos completamente de acuerdo, y es que la cuantía, el criterio para repartir los fondos en los primeros ejercicios va a ser con arreglo de un criterio objetivo que siempre es discutible, pero que en principio es adoptado es el número de hogares en cada comunidad autónoma. Según la encuesta continua de hogares del INE del año 2020.

Pero, después ya, a partir del ejercicio de 2023 se revisará la ejecución que cada comunidad ha hecho y el criterio de reparto se va a poder modificar en función de la eficacia de la ejecución alcanzada por cada comunidad. Es decir, que, si somos eficaces, no solo seremos capaces de invertir los fondos que recibamos, sino que recibiremos más fondos. Por lo tanto, ese es el reto.

En el cuarto trimestre de 2024 todas las ayudas tendrán que estar adjudicadas y el límite para la finalización de las actuaciones subvencionables será el segundo trimestre de 2026. Pero, como digo, se trata de que hayamos generado esa cultura de la rehabilitación para que, a partir del mes de julio de 2026, además de toda la inversión que hayamos hecho, sigamos impulsando la rehabilitación, porque tiene que ser sin duda una de las prioridades de las políticas públicas de vivienda. [Aplausos].«

Si quieres hacernos una consulta, plantearnos una duda o hacer una sugerencia este es tu sitio

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s