Intervención del Portavoz de CHA en #DebateAragón20 #PlenoAragón

Las Cortes de Aragón han celebrando el primer debate de Política General de la X Legislatura, los pasados días 29 y 30 de octubre de 2020

Adjuntamos el documento con el extracto de la intervención del Portavoz de CHA en las Cortes de Aragón y Presidente de CHA, Joaquín Palacín.

Extracto de la intervención del Portavoz de CHA en las Cortes de Aragón, Joaquín Palacín, con motivo del debate sobre Política General
#DebateAragón20
30 de octubre de 2020

Empiezo mi intervención como no puede ser de otra forma, recordando a todas las víctimas que ha causado la Covid-19, mandando una vez más nuestras condolencias a sus familias y allegados y expresando una vez más nuestro sincero agradecimiento a todas esas personas que han realizado los trabajos considerados esenciales, imprescindibles para el funcionamiento, y también a toda la ciudadanía que con sus comportamientos cívicos, pensando más en el todo, que en sí mismo, cumplen con esas normas que nos impone la situación  de pandemia que vivimos para intentar poner freno a la propagación del  maldito virus. 

 Estamos en la que acabará conociéndose como la “legislatura COVID”, porque estamos inmersos, de manera prioritaria, en cómo afrontarla. Nuestras políticas van y deben dedicarse, fundamentalmente, a tratar de salir, cuanto antes y en las mejores condiciones, de las crisis económica, sanitaria, educativa y social en la que nos ha metido esta pandemia.

No lo esperaba nadie y cuando se nos alertó del problema, reconozcámoslo abiertamente, no estábamos ni con los recursos, ni con los medios suficientes, ni con el conocimiento necesario del virus, ningún Gobierno de ningún lugar estaba preparado. Nadie tenía la solución perfecta, ni tampoco se tiene ahora, por eso ahora toda Europa está soportando una segunda oleada.

Por eso se han adoptado medidas como el estado de alarma, el de marzo y el de esta semana, para tratar de frenar la pandemia. El primero con el consiguiente confinamiento que cambió nuestras vidas y ocasionó el declive de la economía.

Ahora tenemos un nuevo estado de alarma, una medida que por cierto creemos llega tarde porque está tomada pensando en dotar de capacidad normativa a los gobiernos autónomos que han visto como se adoptaron diferentes resoluciones judiciales ante el mismo caso.

Hagamos, en cualquier caso, autocrítica,  y una vez puedan decir las autoridades sanitarias que estamos en una mejor situación que la actual, de elaborar cuantas evaluaciones públicas, independientes o como mejor se acuerde, sean necesarias para valorar en todo lo que se ha fallado.

Todo esto sin olvidar que los efectos de la pandemia van a provocar también todo un cambio de nuestro modelo productivo, comercial, del modo de relación con la administración pública, en el modelo de cuidados, de las políticas de conciliación, de la movilidad sostenible, de la necesaria producción propia.

Cuestiones que si somos capaces de aprovechar dispondríamos de la oportunidad, quizá única, de avanzar hacia una regeneración completa de nuestra sociedad.

Hay que actuar en estos momentos bajo dos premisas: todas y todos debemos hacer un ejercicio de responsabilidad colectiva, respetando las medidas dictadas por las autoridades sanitarias e igualmente todas las administraciones públicas deben tomar cuantas medidas sean necesarias ante esta crisis bajo las premisas del diálogo, cooperación, transparencia y acuerdo con los sectores implicados.

El debate sobre el estado de Aragón de estos dos días debe servir para que la ciudadanía perciba que aquí sí nos preocupamos de este objetivo prioritario. La sesión estéril de la pasada semana en el Congreso, dónde, por puro interés televisivo de la ultraderecha a estas alturas, ¿quién no lo iba a decir?, se tuvo que estar explicando qué es la democracia, todo esto solo provoca más y más desafección en la política y en la capacidad de la política para superar adecuadamente situaciones como la que afrontamos.

Por este motivo quiero trasladar en nombre de Chunta Aragonesista las prioridades y propuestas para afrontar este reto que tenemos por delante. Con un reto central “Salir cuanto antes de esta crisis sin dejar a nadie atrás”.Hay que revisar detenidamente todo lo realizado, analizar exhaustivamente el presente con un solo fin: construir el mejor Aragón posible. Trazar, elaborar, tejer un nuevo modelo de país, un Aragón para las presentes y futuras generaciones.

De este modo el primer mensaje constructivo que nos gustaría que las personas que nos están viendo o escuchando en estos momentos pudieran recibir: Existe un compromiso, un acuerdo de todos los partidos políticos democráticos que estamos representados ahora en las Cortes de Aragón de aprobar cuanto antes unos presupuestos para el próximo año.

Si las partidas incluidas en el mismo marcan la línea de la acción de gobierno, lo lógico, necesario e imprescindible es que los cuatro partidos que ahora lo conforman lo aprueben cuanto antes en el Consejo de Gobierno, para poder debatirlo en estas Cortes y buscar los mayores acuerdos.

Y es imprescindible que así sea para que se pueda atender ya a las personas que están pendientes de ayudas para impulsar su pyme, a quienes están esperando sus subvenciones para el alquiler de vivienda, a los barrios en las ciudades aragonesas que necesitan de mejores equipamientos educativos , a quienes están esperando la mejora de su conectividad para poder trabajar en el territorio o los centros sanitarios que necesitan más recursos para la atención primaria , por poner unos ejemplos concretos , perceptibles por la ciudadanía. Es en los presupuestos donde se plasman con cifras las palabras de los acuerdos.

Hay otra propuesta a corto plazo complementaria y que también debería estar muy cercana en el tiempo: La necesidad de contar con unos presupuestos generales del Estado que avancen en el ámbito social y que sirvan a Aragón.

El miércoles conocimos el proyecto de presupuestos, y como tantas otras veces son malos, con esos presupuestos no podremos avanzar en todas las infraestructuras que necesita Aragón, ni abordar decididamente el reto demográfico para revitalizar el mundo rural aragonés, ni conseguir una transición justa para las comarcas mineras turolenses.

Queremos, ante esta necesidad urgente, un compromiso político aquí de hacer todo lo posible para que se mejoren estos presupuestos en las Cortes Generales, incluyendo las reivindicaciones aragonesas.

Así ya hemos puesto en el debate estas dos propuestas a corto plazo: aprobar los Presupuestos de Aragón y mejorar los de España.

Y si hablamos de cuestiones a ir desarrollando, en el periodo más breve de tiempo posible, es evidente que nos reafirmamos en el impulso a lo firmado por todos los partidos democráticos de estas Cortes el pasado 1 de junio de 2020, cuando, tras varios meses de trabajo riguroso y participativo, se consiguió la rúbrica de un acuerdo único, aquí mismo, en el Palacio de La Aljafería, con 273 medidas concretas que conforman la “Estrategia Aragonesa para la Recuperación Social y Económica”.

Desarrollar esta tercera propuesta, en las mejores condiciones de tiempo, eficacia en los objetivos y eficiencia en el ajuste a lo previsto necesita, a criterio de Chunta Aragonesista, de:

–     Una mejora imprescindible del sistema público aragonés-

  • Aumentar, de manera tan necesaria como urgente, la capacidad para tomar las decisiones desde donde más y mejor se conoce el territorio, con mayor y mejor financiación:

Queremos decidir, queremos tomar las mejores decisiones, desde aquí, desde Aragón, con todo el poder económico y político posible, con más autogobierno.

 Y es que una de las lecciones que podemos extraer, durante el periodo inicial del estado de alarma, fue una forma de actuar que nos resulta conocida, un paraguas general que poco se adapta a las peculiaridades de cada territorio. La realidad territorial y demográfica de Aragón merecía una adaptación de la normativa que no tenía nada que ver con lo que resultaba prioritario para la población de Madrid. Y es que el estado de alarma centralizó competencias, basado en una ley anterior a nuestro Estatuto de Autonomía.

Estamos todavía, después de cuarenta años de democracia demasiado lejos de la cogobernanza real, la cooperación, la coordinación y la solidaridad, como requiere una gestión pública moderna y como han aplicado otros estados más evolucionados y avanzados del mundo occidental.

Y para hacer real el autogobierno con el que afrontar en mejores condiciones la crisis de la covid es necesaria más financiación, más recursos, disponibilidad económica.

Afrontar esta crisis y desarrollar el acuerdo aragonés necesita de una importante inyección económica. Hemos perdido ingresos por falta de actividad económica, y por un sistema lastrado desde el origen de nuestra autonomía.

Aragón ha salido perjudicado en el reparto de los primeros recursos específicos puestos en marcha por el Gobierno español para atajar la pandemia de la COVID. Y todo porque que se han usado criterios que nos perjudican. Todos sabemos que el coste de un servicio público en las comarcas pirenaicas aragonesas o en las serranías turolenses nos cuesta más, por una cuestión de economía de escala.

Ahora nos queda una segunda gran fuente: los recursos europeos, Aragón necesita conseguir mayor cuantía de estos fondos y diseñar un nuevo modelo económico basado en la innovación y la tecnología que nos permita crear una sociedad del conocimiento con un sistema más diversificado, más plural, no monodependiente.

Hay que buscar cambios en profundidad. Comenzando por el sistema de financiación autonómica. Una nueva fórmula que tenga en cuenta lo aprobado por unanimidad en esta Cortes en la pasada legislatura, un sistema de financiación que ponga más recursos, porque si no ampliamos la tarta seguirá siendo insuficiente, para abordar cuestiones de capital importancia como son la sanidad, la educación y los servicios sociales.

No renunciar a nuestra condición foral, que ampara el Estatuto y la Constitución. Es hora de tener en nuestras manos lo que se nos ha negado durante estos últimos cuarenta años y que ha tenido su rematadera en la sentencia del Tribunal Constitucional sobre la actualización de los Derechos Históricos de Aragón, a los que no vamos a renunciar.

Y establecidas estas tres propuestas exponemos las dos palancas desde la que debemos abordar la recuperación: el rescate de los valores democráticos: avanzando hacia los nuevos derechos de las personas y un sistema fiscal más progresivo.

 Esta crisis ha saltado muchas suturas, no solo del sistema público ni del modelo de Estado, que también, sino que hemos observado cómo se han intentado aprovechar las fallas provocadas por este terremoto para sacar a la superficie, de manera partidista, la lava del odio y rencor hacia el otro, una degradación democrática relevante.

Los valores democráticos están en peligro y hacemos una propuesta positiva que busca garantizar derechos y libertades, implicándose en la política diaria, porque eso es el aragonesismo: Un compromiso con las personas, con nuestra historia y con el deseo de que este país sea el mejor lugar del mundo para vivir.

Y si algo ha demostrado la pandemia es que es necesario reformular este modelo de Estado porque tenemos las competencias, pero no los recursos para desarrollarlas dignamente. Así que, o hay una reforma donde los gobiernos tengan el poder económico que necesita el poder político que se les reconoce o, estamos tratando de construir un edificio sin los suficientes cimientos… Queremos un Aragón que sea un sujeto político activo.

Ligando además la idea de un Aragón proyectado hacia el futuro. Un autogobierno capaz de renovarse y adaptarse a los nuevos tiempos: Avanzado hacia el reconocimiento de nuevos derechos, porque siempre es momento para reconocer derechos. De esta época debemos avanzar hacia modelos de cooperación, descentralización, de colaboración desde el pleno reconocimiento al otro, a la entidad territorial que somos.

Estos nuevos avances sociales, deberían suponer un paso más en los derechos básicos ya más desarrollados y reconocibles por la ciudadanía, como la educación, la sanidad y los servicios sociales, tan afectados por estos tiempos de pandemia.

En materia sanitaria es preciso, que se cumpla el principio del derecho a la salud universal contemplado en nuestro Estatuto de Autonomía.

La atención primaria también es ahora foco de preocupación por su saturación y queremos y creemos que los esfuerzos deben y van a dirigirse a este ámbito.

Deben convocarse los procesos selectivos públicos para personal sanitario para aumentar el número de profesionales disponible. Mejorando el acceso y organización en los centros de salud, mejorar canales comunicación, valorando el trabajo desarrollado por todo el personal, garantizando al máximo su seguridad. Establecer como objetivo para la atención primaria un 20% del Presupuesto del departamento, dotar inversiones para avanzar hospitales Teruel y Alcañiz, el centro de salud del barrio de la Jota y las reclamaciones de la ciudad de Huesca.

Nos preocupa que todos los municipios puedan contar con internet o que cuenten con medios los pequeños consultorios médicos.

En materia social: Ha habido un salto importante en las políticas de garantías de rentas, con la aprobación del Ingreso Mínimo Vital, se ha conseguido que el Estado Español acometiera uno de sus deberes pendientes, España era una rara avis en el espacio europeo más avanzado.

Somos conscientes de las dificultades que hay para que llegue a todas las personas que lo necesita, hay que emplearse a fondo para que sea lo más rápido posible, porque quien no tiene nada no puede esperar, y tenemos que dotarnos de la mejor prestación aragonesa complementaria, porque también sabemos que el Ingreso Mínimo Vital no amparara a todas las personas que necesitan de esta política de rentas.

Igualmente, en este campo nos comprometemos con el derecho a la Vivienda y con la futura ley que impulsaremos desde el Gobierno, en una de las áreas gestionadas directamente bajo la responsabilidad de CHA.

Destacamos también las medidas de Ayudas al Alquiler derivadas de la situación de la pandemia. Y es que ha procedido a realizar una convocatoria de ayudas por tres millones ochocientos mil euros para el pago de alquiler ante situaciones de vulnerabilidad social y económica. Además de seguir resolviendo los problemas habitacionales y trabajar hacia la obtención de una bolsa de alquiler asequible, que mejore el acceso a la vivienda por ejemplo a la juventud aragonesa, que soporta unas condiciones laborales tan indignas como injustas y necesita viviendas a un coste razonable, la crisis que vivimos no debe impedir que nuestra juventud pueda emanciparse.

Y todas estas políticas sociales sin olvidar la transformación que se debe hacer en el sistema de cuidados con la participación de los sectores afectados e implicados. Mirando hacia un nuevo modelo de atención integral centrada en las personas, que habilite los recursos y dispositivos necesarios para nuestros mayores, con espacios más humanizados.

Por tanto, seguiremos insistentemente reivindicando al Gobierno de España para que Aragón reciba los recursos económicos que la Ley de Dependencia le asigna.

 En el ámbito educativo covid: La vuelta a las aulas ha supuesto todo un reto que se intentó organizar con acuerdos con las partes implicadas, la brecha digital, bien sea por cuestión económica o de ubicación es una prioridad en estos momentos, todo el alumnado en cualquier nivel debería tener asegurado este acceso esté en la comarca que esté y en el ámbito de estudios en el que se encuentre. Destacamos el esfuerzo que se ha hecho con nuevas contrataciones.

Sin embargo, sigue la preocupación entre las familias, por carencia de equipamientos, medios y medidas, que seguro vamos a tratar entre todas las partes implicadas de ir solucionando, con la premisa de la transparencia, diálogo y acuerdo.

Pero hay más en este ámbito, el derecho a una educación permanente: como único modo de tener capacidad de adaptación a los nuevos tiempos. Donde la universidad de Zaragoza garantice la educación superior a todos y todas y sea motor de este nuevo modelo de país que queremos.

Queremos vincular autogobierno con el refuerzo de lo conseguido en estos ámbitos social, educativo y sanitario y avanzar hacia “nuevos derechos” que deben establecerse en la sociedad postcovid, como:

El derecho a un trabajo decente, tanto en los nuevos puestos como con los más habituales. El teletrabajo que hemos vivido, no es conciliar es estigmatizar en el siglo XXI a las mujeres con las nuevas tecnologías. En esta línea hay que dar una salida por parte del Gobierno de España a las personas que sus hijos, si tienen que permanecer en casa, puedan cuidarlos y no compute como baja laboral.

La situación de la pandemia va a generar un cambio de modelo productivo, más digital, más sostenible, donde el empleo verde va a tener un peso decisivo en el futuro económico. Y en el que queremos que la juventud aragonesa pueda quedarse a trabajar aquí porque ya no podemos seguir perdiendo talento por falta de empleo y de oportunidades en nuestro país.

Las mujeres, sus derechos, no pueden ser de nuevo las que carguen con el mayor peso de esta crisis. Las políticas de igualdad son imprescindibles para la salida de estas crisis. Políticas contra las violencias machistas, políticas que fomenten el empleo digno para las mujeres, políticas que mengüen la brecha salarial, políticas que posibiliten y favorezcan que las mujeres ocupen el espacio que por derecho se merecen en los espacios de decisión.

Queremos avanzar en el Derecho a un ocio y tiempo libre saludable y al uso del espacio público, donde la alternativa no sea el botellón o la represión.

El Derecho al libre desarrollo de la orientación sexual y a la libre determinación del género, avanzando en el desarrollo normativo y económico de las leyes LGTBI y trans.

El Derecho a vivir en los pueblos, intrínsicamente ligado al Derecho a la “Custodia del Territorio”. Es una materia de gobierno responsabilidad directa del Departamento de CHA, donde participamos activamente junto al Comisionado de Aragón contra la Despoblación en la Estrategia frente al Reto Demográfico, que se pretende aprobar a finales de este año, o en la preparación de la nueva Ley de Dinamización del Medio Rural.

Destacamos el Fondo de Cohesión Territorial, medida pionera donde un total de 155 proyectos han presentado sus propuestas, que benefician a más de 250 municipios aragoneses con un bajo índice de desarrollo territorial. En este sentido, vinculado al mundo rural, un inciso para indicar que ya hemos avanzado las propuestas de CHA para la propuesta desde Aragón a la reforma de la Política Agrícola Común, que buscan favorecer un modelo de agricultura para el siglo XXI, con un modelo profesional y familiar, que asiente población y sea sostenible, económica y medioambientalmente.

La conectividad como derecho y necesidad: Hay que hacer todo lo posible para cerrar la brecha digital, tanto económica, como territorial, para que todas las personas tengan las mismas opciones independientemente del lugar donde vivan.

Derecho a un medioambiente saludable y a la sostenibilidad, donde se respete los paisajes sin hacer de nuestro paisaje un parque de molinos como vienen denunciado desde las comarcas turolenses, como la de Maestrazgo.

Y si hablamos de Cambio Climático y sostenibilidad Aragón tiene que apostar por los proyectos sostenibles, los recursos son finitos y no podemos olvidar a las próximas generaciones, Aragón tiene que ser un ejemplo y liderar la lucha contra el Cambio Climático como una oportunidad de crecimiento y desarrollo.

Vinculado al tema ambiental, el agua, y como hecho destacable en este periodo: Un punto y final a la amenaza para un pueblo, para una comarca, para nuestro país: El descarte definitivo del embalse de Biscarrués.

Igualmente pedimos la reunión de la nueva “Mesa de Diálogo del Agua” para todos los temas pendientes, como las necesarias restituciones territoriales,  la reversión de los saltos hidroeléctricos o la cuestión de los pantanos más conflictivos.

Otro de los que hemos calificado como nuevo Derechos, es el de la Movilidad que también va a variar sin duda, con motivo de esta pandemia. Las nuevas modalidades de transporte nos llevarán a modelos más sostenibles, además de ser un derecho esencial para poder vivir en el lugar donde queramos y desplazarnos en las ciudades.

De este modo desde la dirección General Transportes, gestionada por Chunta Aragonesista, se ha reclamado al Gobierno de España la puesta en servicio de las líneas de ferrocarril en todo Aragón, se sigue el proceso del nuevo mapa concesional de autobuses en Aragón, para dotar de más servicios a más localidades aragonesas, y que llegara a cubrir mas del 90% de la población aragonesa, algo de lo que ahora estamos muy lejos.

Sin olvidar que pronto se aprobara el Primer Plan Estratégico Aragonés de la Bicicleta.

Una cuestión territorial, vertebradora y generadora de empleo y es que desde la Dirección General de Carreteras se está en el desarrollo de un Plan de Choque para el Impulso de la Inversión en la Red de Carreteras de Aragón: desplegando un conjunto de medidas coordinadas en todos los ámbitos relacionados con la planificación, proyección, construcción, conservación, explotación y gestión de las carreteras a fin de alcanzar los siguientes objetivos:

·     Estimular la reactivación económica,

·     la creación de empleo

·     e impulsar la vertebración del territorio

 Otro de los nuevos derechos que es necesario consolidar, a juicio de CHA, es el vinculado a la cultura, es preciso un Aragón, donde valoremos tanto a nuestro patrimonio histórico-artístico, a nuestro pasado de fortalezas y murallas, como a los creadores, los técnicos, de cualquier disciplina. Afectado directamente por las limitaciones de público deben recibir las ayudas directas que necesitan porque es un sector que siendo industria construye sociedad.

Y ejemplo concreto de esa apuesta por nuestra cultura e identidad destacar  el acuerdo que con motivo del Día Europeo de las Lenguas, instituido por el Consejo de Europa, más de cincuenta entidades de todas las comarcas de Aragón, firmaron con la Dirección General un compromiso de trabajo conjunto hasta el final de la legislatura, muestra clara del interés y la proyección social de nuestro patrimonio lingüístico.

Y también forma parte de nuestro modo y manera de entender la vida otro de los sectores más directamente afectados como la hostelería y el sector turístico, que igualmente necesita ayudas directas y coordinadas entre administraciones para que sean más eficaces porque las decisiones adoptadas por los gobiernos limitan su desarrollo de trabajo habitual.

Y para hacer efectivos todos estos derechos, y la consiguiente regeneración, democrática, para avanzar más rápido y mejor en la salida de la crisis de la covid, también es necesario replantearse el  modelo fiscal.

Para los liberales, conservadores y la ultraderecha hay una letanía:

·     Si hay crisis económica, bajada de impuestos

·     Si hay etapas de crecimiento, bajada de impuestos

·     Si hay crisis provocada por pandemia, bajada de impuestos   

 Acusan de dogmatismo a la izquierda y solo repiten esta cantinela, sin atender a las circunstancias, ni al momento, pensando sólo en los que más tienen.

Hay que hablar claro, para afrontar esta salida de la crisis necesitaremos que se aporte más por parte de los que más tienen y establecer sistemas progresivos, porque al final las propuestas de la derecha suponen grandes beneficios para los que más tienen y migajas para los que menos. Así nada cambia, al contrario, la injusticia del sistema se consolida.

Dos palabras van a ser claves en las políticas futuras: Redistribución de la renta, a la hora de aplicar las políticas públicas como valor a recuperar por el pensamiento de izquierdas y la evaluación de las políticas desarrolladas.

Para concluir esta intervención, a modo de epílogo, quisiera destacar la necesidad de que los demócratas encontremos discursos que casen con nuestras acciones, que generen confianza entre las personas para que no trasladen su desesperación a las urnas, eligiendo a quienes solo buscan aprovechar su rabia para acabar con los derechos y libertades.

Es importante que Aragón sea protagonista del diseño de la estrategia que se aplique aquí, con lo que hemos aprendido durante este proceso, y con los recursos necesarios.  Aragón tiene que seguir dando ejemplo, no podemos seguir la misma línea que en otros parlamentos, de insulto, de desprecio hacia el que piensa diferente, la clase política aragonesa tenemos que seguir como estos últimos meses.

Queremos recordar lo que se cita en la fachada del zaragozano palacio de Sástago: “No olvides que después de la peste surgió el renacimiento”.

 Debemos recuperar valores, tan propios de la cultura europea, como la razón y la ética. El poder de la educación, de la información veraz, de la crítica rigurosa, contra el poder manipulador de los algoritmos.

 Y es preciso aplicar este concepto global a una idea local. Por este motivo insistimos en que el mejor instrumento para atajar y recuperar económica, social y sanitariamente nuestro país, Aragón, es el autogobierno. Por este motivo hay que seguir recordando que preservar la democracia es preservar nuestra capacidad de tomar decisiones más acordes a nuestras necesidades: el poder político aragonés.

Si quieres hacernos una consulta, plantearnos una duda o hacer una sugerencia este es tu sitio

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s