Intervención de José Luis Soro, Consejero del Gobierno de Aragón, sobre Política de Vivienda

 

soro3

Transcripción de la intervención del Consejero de Vertebración del Territorio, Movilidad y Vivienda, José Luis Soro, en el pleno del pasado 30 de junio de 2016, al objeto de dar respuesta a una interpelación sobre política de vivienda formulada por la oposición parlamentaria al Gobierno de Aragón.

El señor consejero de Vertebración del Territorio, Movilidad y Vivienda (SORO DOMINGO):

“Gracias, señor presidente. Señora Zapater, que en este pleno o en comisión no hable de determinadas cuestiones de vivienda, como comprenderá usted no significa que no se esté trabajando mucho en esas cuestiones en la Dirección General de Vivienda.

Es lo que tiene formar parte de un gobierno de izquierdas, que lo que nos preocupa fundamentalmente y lo que nos ocupa fundamentalmente son las políticas sociales. Por eso, habitualmente, es cierto, lo reconozco, lo reconozco, pero me parece lo normal de lo suelo hablar de política de vivienda es sobre políticas sociales de vivienda.

Hoy vamos hablar de otras cuestiones. Perfecto, me parece perfecto porque además sobre política social hemos hablado mucho, aunque le aseguro que las ayudas al alquiler o los ARRU —la rehabilitación y regeneración—, también es política social. Es otra política social pero también es política social.

Primero, vamos a enmarcar la declaración que hizo la directora general por la que ha acabado usted, a lo que se refería la directora general, como sabe es de lo que vamos a hablar en este momento son todos subvenciones. Unos u otros casos. Ayudas al alquiler o incluso las viviendas sociales. Y la ley estatal establece que si se tienen deudas con la administración autonómica, seguridad social, no se pueden percibir esas subvenciones, no se pueden percibir esas ayudas. En ese marco es en el que lo planteó la directora general precisamente porque en la ley de presupuestos lo que hicimos fue exo-nerar de la obligación de acreditar estar al día en el pago.

Lo digo por aclarar porque si no quedaba un poco fuera de lugar lo que usted es-taba planteando.

Plantean que hablemos del plan de vivienda estatal, me parece perfecto. El problema que tenemos, sobre todo, es que ese plan se agota. El problema que tenemos es que deberíamos de estar ya en este momento de forma muy activa negociando comunidades autónomas y gobierno central el plan de vivienda para el año que viene para los años que vienen y eso no se está haciendo. No se está haciendo porque no tenemos Gobierno en Madrid.

No estamos quietos, se lo aseguro. Estamos liderando junto con otras comunidades autónomas un posicionamiento común de todas las comunidades autónomas que estamos trabajando juntos a través de un grupo motor para pedir mayor flexibilidad porque es que lo vemos todos igual. Lo vemos desde Aragón pero con quien estamos trabajando: Andalucía, Cataluña, Castilla y León y nosotros, e incluso el 12 de mayor firmamos lo que llamamos la carta de Zaragoza en este sentido, insistiendo sobre todo en rehabilitación que le aseguro que estamos haciendo mucho en rehabilitación. Y lo que planteábamos ahí todos de forma conjunta era de dar hasta mayor flexibilidad. Que haya más fondos en primer lugar; pero sobre todo, que podamos decir más.

Estamos trabajando, pero como le digo no tenemos un interlocutor en frente. Ese es el primer problema que tenemos.

No podemos hacer todavía una valoración final de toda la ejecución del plan es-tatal porque hay flecos, pero le voy a decir en el punto en el que estamos ahora mismo en los diferentes programas.

El primer programa, la ayuda de alquiler que usted planteaba, le doy los datos recién terminados, como saben, acabó el día veinte, si no recuerdo mal, sí, el día veinte de junio el plazo para presentar las solicitudes, que, efectivamente, para repartir más y por el retraso del presupuesto lo hicimos desde el uno de abril. Esa fue una decisión que nos permitía llegar a más familias en una situación muy complicada, como puede entender usted.

¿A cuántas personas se ha atendido? Son cuatro semanas en este mes. Atendido. No digo que se haya presentado solicitud, pero quiero destacar el volumen por el trabajo que se hace por el personal que está atendiendo a la gente de forma directa, de forma personal. Y le aviso que son los datos que hemos recogido en el Pignatelli. Faltarán todavía los registros de las oficinas delegadas, otras solicitudes que puedan venir por otras vías, pero…o el dato provisional atendido a más de diez mil personas. Más de diez mil. Diez mil cuarenta personas atendidas.

Solicitudes registradas: siete mil seiscientas veintiuna. Siete mil seiscientas veintiuna menos que el año anterior. Efectivamente, ya le digo que el año anterior las solicitudes fueron ocho mil novecientas cincuenta y dos. Este año menos.

No hemos tenido tiempo todavía de hacer un análisis en profundidad del desglose de los rangos de qué personas son las que no han solicitado. Por lo tanto, yo creo que es muy pronto para sacar conclusiones. Lo haremos, señora Zapater, pero como le digo, de momento, este dato.

¿A cuántas personas vamos a llegar? No lo podemos saber en este momento porque va a depender lógicamente de cuál sea el importe que reciba cada persona. Si estimáramos con el importe de la convocatoria, de los 4,7 que hay en este momento —millones— en este momento en convocatoria si estimáramos un alquiler medio de tres-cientos euros de lo que supone una ayuda anual por esos nueve meses de mil ochenta, llegaríamos a cuatro mil trescientos cincuenta y cinco personas. Repito, esto es un cálculo teórico, una proyección. Tomar una renta media y ver más o menos hasta cuantas personas podríamos llegar. Ya más que el año pasado. Ya habríamos conseguido frente a tres mil trescientas cincuenta y nueve, a cuatro mil trescientas cincuenta y cinco.

Posiblemente, según cual sea las rentas de las personas que soliciten la ayude ampliaremos. Ampliaremos. Y además está, como sabe muy bien, el millón cuatrocientos cincuenta mil euros que pretendemos incorporar también a esta convocatoria.

¿Vamos a cubrir el 100%? Muy difícil. ¿Vamos a conseguir…? Pero esto no es una competición. Esto sí que es política social también. ¿Vamos a conseguir llegar a más familias? Confío que sí. Pero como le digo estos son datos provisionales. Son de los datos que dispongo y por eso son los que le traslado. Sí que le digo que los tome con toda la precaución.

Otro programa de que efectivamente no hemos hablado en estas Cortes, pero le aseguro que ha habido jornadas —yo he hablado de esto— que es el informe de evaluación de los edificios. Ese es otro de los programas interesantísimos porque también estamos hablando del estado de conservación de los edificios que afecta directamente a la calidad de vida de la gente.

Estamos hablando de la accesibilidad, estamos hablando de la pobreza energética cuando hablamos de esto. Como sabe, se convocaron ayudas para redacción del IEE —del informe de evaluación de los edificios— concluyó el plazo el 31 de mayo. Disponíamos de una cantidad en total de ciento ochenta y cinco mil euros para este programa. Hubo ochenta y tres solicitudes. Le doy los datos, esto sí que es datos definitivos: ochenta y tres solicitudes. Setenta en Zaragoza, once en Huesca, dos en Teruel, todavía se están estudiando. Ha habido que pedir alguna subsanación.

Si al final las ochenta y tres ayudas pidieran la máxima ayuda, los quinientos euros por edificio, estaríamos gastando cuarenta y un mil quinientos euros.

Por lo tanto, como ve, hay un sobrante. Un sobrante de ciento cuarenta mil euros. Ciento cuarenta mil trescientos cuarenta y dos. Un sobrante que no se va a destinar, señora Zapater, al informe de evaluación de los edificios.

¿Qué vamos a hacer con este sobrante? Pues lo mismo que queremos hacer —ahora le hablaré también de ARRU—, lo mismo que queremos hacer con otras partidas de este programa.

Y estas cosas pues no se hacen con fotos y ruedas de prensa. Se hacen trabajando de forma discreta con plena comunicación con Fomento, con la Dirección General de Vivienda y con la subsecretaría de Fomento. Y lo que hemos hablado ya con ellos y estamos trabajando internamente es para poder ampliar este importe también ayudas de inquilinos.

Que estos ciento cuarenta mil euros que no se han agotado porque —no voy a valorar tampoco, ¿eh?, ya le digo el dato, no se han agotado— la cuantía por la que es-taba dotado este programa. No ha habido suficientes edificios que lo hayan solicitado. No vamos en vez de devolverlo al Estado. Lo que hemos hablado ya es la posibilidad de ver la fórmula. Sobre todo la fórmula no política, que hay consenso en poderlo hacer, lo hacemos sobre todo contable y presupuestaria para poder hacerlo. Y, como le digo, po-dríamos ampliar en ciento cuarenta mil euros más las ayudas a inquilinos que es donde entendemos, señora Zapater, eso sí que es una decisión política, ¿eh?, entendemos que es donde se concentra el problema.

De ARRU, que dice que no hablamos aquí, y es cierto, no sé si hemos hablado alguna vez o no en Cortes, le aseguro que nos ocupa y nos preocupa muchísima también. No le voy a entrar al detalle, pero la situación que tenemos en los ARRU —usted ha citado ya los ayuntamientos con los que hay convenios, no lo voy a reiterar yo, no voy a volver a entrar a explicar—, lo he explicado en alguna ocasión lo tarde que se firmaron en fase ya preelectoral los convenios, y eso ha supuesto un auténtico lastre y muchos dolores de cabeza para el personal de la Dirección General de Vivienda, pero también para el personal de los ayuntamientos.

Mire, la situación, ¿sabe cuál es? Que en cada caso es diferente. Que la aportación estatal y autonómica en cada uno de los convenios en cada ayuntamiento es diferente, que los proyectos de cada ayuntamiento son diferentes, el grado de ejecución. ¿Qué ocurre? Y le resumo. Hay ayuntamientos que podrían invertir más dinero y ayuntamientos a los que les sobra dinero.

Con la cuantía global que tenemos del convenio, la que hemos recibido del Ministerio, tendríamos, señora Zapater, suficiente para atender todo lo que aquellos ayuntamientos que necesitarían más, compensando con aquellos que van a ejecutar menos.

Ya le digo no le entro al detalle para que… mire, por ejemplo, los ARRU de Alcañiz, Barbastro, Monzón necesitarían más fondos estatales de los que tienen este año, los que están reconocidos en los acuerdos; Ejea, Huesca, Jaca, Zaragoza necesitarían más fondos autonómicos. Pero en el resto que no le he citado les va a sobrar financiación.

¿Qué estamos haciendo también aquí? Pues lo que estamos haciendo también, en permanente contacto con Fomento, con la Dirección General de Vivienda, es intentar reprogramar. Estamos todavía en una fase en la que no le puedo confirmar si en algún caso haría falta o no nuevo convenio, pero, como le digo, lo que estamos haciendo es intentar reprogramar.

Es decir, vamos a intentar no devolver ni un euro al Estado. Para el Estado ya es un gasto; no necesita… Pero nosotros, si no lo ejecutamos, habrá que devolverlo. No podemos incorporar remanentes. Este es otro problema de las leyes estas liberales de la estabilidad presupuestaria, que al no estar en estabilidad presupuestaria nos prohíbe incorporar remanentes. Un gran problema que estamos teniendo cuando estas leyes liberales te condicionan y te coartan la posibilidad de invertir dinero en… público, en viviendas sociales. Como le digo, lo que vamos a intentar es reprogramar los fondos. Esto, hablado con el Ministerio, eh, y en principio no debería haber ningún problema —termino, señor presidente— en reprogramar fondos para, de alguna repartir, los ARRU que necesitan más con los ARRU que no van a poder gastarlo todo, para de esa manera no devolver nada al Estado. Y, ya le he dejado claro además, intentando derivar mayores cantidades para ayudas a inquilinos”.

Turno de réplica del Consejero de Vertebración del Territorio, Movilidad y Vivienda (SORO RODRÍGUEZ): Gracias, señor presidente.
“Le contesto primero a una cosa que ha dicho y luego ya le explico los datos de viviendas.
Vamos a ver, el informe de evaluación de edificios. Le estoy dando los datos que hay. No los ocultamos, los digo. ¿Esperábamos más solicitudes? No lo dude. ¿Poco interés? En absoluto.

Mire, el día… me he dejado el móvil ahí, pero lo había mirado en la agenda… en mayo hicimos unas jornadas técnicas que inauguré yo, que estuvo la directora general, que hubo muchísima asistencia a la sala Zurita del Gobierno de Aragón entera. Invitamos a los API, invitamos a todos los agentes para exponerles la necesidad del informe de evaluación de edificios, las novedades que habíamos introducido en la convocatoria. Es decir, hemos hecho toda la promoción que hemos podido y lo hemos hecho conjuntamente…, ya le digo que fue antes de la convocatoria, en mayo, hicimos esa jornada contando y les pedimos a todos el apoyo.

¿Por qué ha habido menos solicitudes? No lo entiendo. Porque hay muchas comunidades, efectivamente, sobre todo las anteriores al ochenta, que se van a encontrar con un auténtico problema.

Dicho esto, como le digo, lo que no vamos a hacer es dejar perder ese dinero. Hemos hecho lo posible para agotar el crédito, y si no se agota lo vamos a intentar re-programar.

La cuestión de la expropiación. ¿Nos gustaría expropiar viviendas, que es lo que pide el cuerpo? Sí, qué quiere que le diga. Sí. ¿Podemos? No. ¿Por qué? Porque ha dicho el Tribunal Constitucional que no se puede. Es así de sencillo. Si quiere, yo traigo un decreto ley aquí, lo convalidaríamos, que diga que vamos a expropiar las viviendas. ¿Vamos a conseguir algo con eso? ¿Me gustaría poderlo hacer? Sí. ¿Podemos? No. Quiero decir, es una cuestión o de vender humo, o de buscar titulares, o de gestionar, gobernar con cierta coherencia y cierta decencia hacia la gente.

Entonces, lo que hacemos es decir: «bien, como, aunque me gustaría, no podemos expropiar —ya lo sabemos, sabemos cuáles son las reglas del juego—, buscamos otra fórmula». ¿Cuál? Y la fórmula está funcionando muy bien, señor Zapater. Ahora le doy datos, que fue decirle a las entidades financieras, que se revolvieron bastante algunas cuando les dijimos por un decreto-ley convalidado y por lo tanto ya con fuerza de ley, yo en la tramitación parlamentaria no entro, no sé si se habilita julio o no, como comprenderá yo ahí ni entro ni salgo, no soy ni diputado, es decir, ni siquiera votaré esa ley cuando se convierta en ley, como le digo, les dijimos a las entidades financieras, vamos a ver, las viviendas que procedan de ejecuciones hipotecarias, es decir, que has echado a la gente de esa casa, que la tienes en tu propiedad, que está vacía, esas nos las tienes que comunicar, las tienes que comunicar y nosotros te diremos si la asignas a esta familia en estas condiciones. Eso es lo que dice, simplificando, bajándolo a una forma muy coloquial, lo que dice el decreto-ley.

¿Ha sido esto útil? Muy útil, señora Zapater. Nos han comunicado un total de prácticamente cuatro mil doscientas, cuatro mil ciento noventa y dos viviendas, cuatro mil ciento noventa y dos cuando sabe perfectamente, que lo hemos dicho muchas veces, que ahora mismo en la bolsa tenemos doscientas sesenta y nueve, ahora mismo tenemos en la bolsa social doscientas sesenta y nueve el Gobierno de Aragón y nos han comunicado más de cuatro mil.

¿Todas estas viviendas van a ser susceptibles de ponerse en funcionamiento de forma inmediata al servicio de las políticas sociales? No. ¿Qué hemos hecho?, una preselección, con los datos objetivos que nos han dado las entidades, que por eso les pedimos una relación pero además datos concretos de las viviendas para hacer una prevaloración, una preselección, para ver cuántas visitábamos, lo que se ha hecho ha sido empezar a hacer visitas

¿Nos va a costar dinero en rehabilitación? No, señora Zapater, porque en el decreto-ley específicamente se dice que las viviendas que estén en condición legal de que haya causa legal de desocupación no tienen por qué ser comunicadas y las viviendas que no estén en condiciones de habitabilidad no tienen por qué aportarse, ¿entiende?

Por lo tanto, si una vivienda está destrozada es que no la vamos a reparar porque esa vivienda, con el decreto-ley en la mano, ni siquiera tiene obligación la entidad financiera de comunicárnosla y por lo tanto nosotros de asignar una familia ahí.

¿Cuántas viviendas se han preseleccionado?, pues más o menos la mitad. Lo que me interesa, ¿cuántas visitas hemos hecho ya?, doscientas cuarenta, señora Zapater, mire en qué plazo, doscientas cuarenta. ¿Cómo?, pues organizando el trabajo, cinco grupos de trabajo de la Dirección General de Vivienda y de Suelo y Vivienda de Aragón en esa nueva visión que tanta gracia le hacía el otro día al señor Campoy, esa nueva visión social de Suelo y Vivienda de Aragón.

¿Cuánto nos cuesta?, pues el sueldo de los empleados y empleadas públicas que lo están haciendo, su tiempo y su dedicación, señora Zapater, eso es lo que nos cuesta.

Y mire, ya hemos detectado después de doscientas cincuenta viviendas visitadas, ciento noventa informes, ya tenemos que en principio podrían ser aptas ciento cincuenta y dos, y vuelvo a poner el parámetro de las viviendas que tenemos ahora mismo alquiladas que son doscientas sesenta y nueve. Fíjese si ha supuesto ya para algo, si ha servido para algo el decreto-ley, porque evidentemente yo creo que vamos a poder incrementar de forma sustancial el número de viviendas destinadas a políticas sociales, ¿cómo?, intento resumírselo en veinte segundos.

¿Qué dice el decreto-ley?, pues que habrá una orden mía, que estamos ya prácticamente terminando la redacción, en la que impondremos esa obligación, ¿queremos hacerlo así?, no, ¿cómo queremos hacerlo?, por acuerdo con las entidades financieras. Tuvimos una reunión la semana pasada, posiblemente, con las entidades financieras y les hemos planteado esto. Vamos a hacer un convenio, estamos trabajando ya en el convenio, siento que no esté…, termino si me deja, diez segundos, señor presidente.

Con el decreto-ley en la mano nosotros le decimos a la entidad financiera: “tienes que firmar un contrato con esta familia”•y la entidad financiera es la que se encarga de todos y nosotros preferimos que a través de convenio nos lo aporte a nosotros a la bolsa, nosotros tener una relación con la entidad financiera y nosotros, el gobierno, también con las familias, ¿por qué?, porque así podremos hacer también el trabajo social, no se trata solo de dar una vivienda sino también de hacer trabajo social.

Todo esto que le digo es lo que estamos intentado a través de convenios, poder concretar con las entidades financieras y confío poderlo hacer a la mayor brevedad.

Termino, señor presidente. Le agradezco además esta interpelación para haber hablado de cuestiones que no son las habituales en mis intervenciones sobre política de vivienda”.

Anuncios

Si quieres hacernos una consulta, plantearnos una duda o hacer una sugerencia este es tu sitio

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s