Feminicidio y desigualdad

Carmen Martínez Romances

Por Carmen Martínez Romances

Diputada CHA en las Cortes de Aragón

Estamos muy lejos de conseguir la igualdad entre hombres y mujeres porque aunque pueda parecer que el ordenamiento jurídico la garantiza, la realidad que nos asiste es otra.

La crisis en la que estamos sumidos no ha favorecido alcanzar mayores cuotas de igualdad sino todo lo contrario. Los recortes reducen derechos y eso nos lleva a que la feminización de la pobreza sea un hecho tangible, a que la ‘brecha salarial’ cada vez sea mayor:

En Aragón el salario de una mujer respecto al de un hombre es un 30% menor por un mismo trabajo y el ‘techo de cristal’ cada vez es más duro de romper. Esta desigualdad tiene su cara más trágica e irreversible en todas las víctimas por violencia machista.

El feminicidio es el asesinato de mujeres por el hecho de ser mujeres, cuestión que nunca ha sido prioritaria en determinadas agendas políticas. De los 83 feminicidios y asesinatos de mujeres en lo que llevamos de año, 47 son mujeres asesinadas por sus parejas o exparejas y así llegamos a los más de 1.000 desde la aprobación de ley integral contra la violencia de género en el año 2004. Ante este aluvión de asesinatos puede calar en la opinión pública que esta manifestación de la violencia machista no tiene solución, que las políticas de igualdad si es que existen están fracasando. ¿Dónde están las políticas de igualdad? ¿Hay una buena coordinación entre instituciones para atajar esta lacra? ¿Qué es lo que nos falta para que no se haya podido combatir la violencia contra las mujeres, principal obstáculo en el camino hacia la igualdad?

Responder con garantías a estas preguntas necesitaría ampliar el debate entre las organizaciones de la sociedad civil y la ciudadanía comprometida, para poder abordar las dificultades a las que se enfrentan las Instituciones para poder prevenir los feminicidios.

Solo cuando las mujeres estemos en posición de igualdad podremos empezar a atisbar el final del túnel que son las violencias machistas. Solo la igualdad acabará con las posiciones patriarcales de los estados que se traducen en posiciones de fuerza de los maltratadores.

En los diez años que ha cumplido la Ley integral contra la Violencia de Género se ha perdido un 61% de los recursos públicos. La prevención de las violencias machistas ha sufrido un recorte desde 2010 del 26% en los Presupuestos Generales del Estado. Esto se traduce en más violencia y por tanto en más asesinadas.

Necesitamos que se desarrolle el Convenio de Estambul y el cumplimiento íntegro de las recomendaciones de la CEDAW. Sería necesaria la reforma de la ley 1/2004 para que estén reflejadas todas las violencias machistas. Sabemos identificar víctimas pero para acabar con esta lacra debemos ir a la raíz de la cuestión. La solución pasa porque no haya maltratadores, sin ellos no habrá maltrato.

Las mujeres hemos participado en todas las luchas y hemos sido fundamentales en ellas, en esta ocasión es el Movimiento Feminista de todo el Estado el que ha hecho un llamamiento a la sociedad civil para salir a esta primera gran movilización en Madrid hoy, sábado.

Nos están matando, las fuerzas políticas tienen que poner las violencias machistas en la agenda política, hagamos de la lucha contra esta lacra social una cuestión de Estado.

Publicado en Heraldo de Aragón el pasado 7 de noviembre de 2015.

Anuncios

Si quieres hacernos una consulta, plantearnos una duda o hacer una sugerencia este es tu sitio

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s