El aragonés, nuestra responsabilidad

Hubo un tiempo, no tan lejano, en el que existía un consenso en Aragón sobre la existencia y denominación de nuestras lenguas propias: castellano, aragonés y catalán. Todos los grupos parlamentarios (PP, PSOE, PAR, CHA e IU) reconocíamos esa realidad trilingüe, pero no ha habido final feliz: el consenso se rompió por intereses electoralistas, y ahora PP y PAR acaban de tomar una decisión que sentenciará a muerte al aragonés, sin duda, la más vulnerable. En el camino han sucedido muchas cosas que no está de más recordar.

Había consenso sobre nuestras tres lenguas en 1993, cuando el Informe y la Resolución del Justicia de Aragón sobre lenguas minoritarias lo daban por “sabido”. Lo había en el Dictamen de la Comisión especial sobre Política Lingüística en Aragón, en las Cortes, aprobado sin ningún voto en contra en 1997. Lo seguía habiendo en el anteproyecto de Ley de Lenguas de Aragón de 2001, elaborado desde un departamento del PAR en la DGA. Incluso la Ley de Patrimonio Cultural incluía desde 1999 una disposición para que se proporcionara “el marco jurídico específico para regular la cooficialidad del aragonés y del catalán”.

La ruptura del consenso llegó con la reforma del Estatuto de Autonomía de Aragón, en 2007. PP y PAR dieron un giro a sus planteamientos anteriores, renegando del reconocimiento del aragonés como tal, y del catalán como lengua propia. Chunta Aragonesista (CHA) propuso nombrar expresamente el aragonés y el catalán en el Estatuto, para dar el máximo rango a los derechos de sus hablantes. Sin embargo, el voto en contra del resto de los grupos (no sólo PP y PAR, también PSOE e IU) lo impidió.

A pesar de ello, el 17 de diciembre de 2009 nació una Ley para el uso, la protección y la promoción de las lenguas propias de Aragón. CHA participó decisivamente para tenerla, aunque le hubiera gustado que fuera más valiente y comprometida. No pudo ser, y como el Gobierno de Marcelino Iglesias no tuvo la mínima voluntad de desarrollarla, el PP y PAR lo han tenido muy fácil para deshacer lo andado, presentando una reforma que es una derogación “de facto”.

El tercer informe del Comité de Expertos de Evaluación sobre el grado de cumplimiento de la Carta Europea de las Lenguas Regionales o Minoritarias, ratificada por España en 2001, alerta del riesgo evidente de desprotección del patrimonio lingüístico que conllevaría la modificación de la Ley de Lenguas en los términos previstos por el Gobierno de Rudi. ¿Es que hay que hacer caso a Europa para recortar y no para proteger nuestro patrimonio? Está claro que no respetan ni la tímida norma estatutaria, pero ¿tampoco quieren cumplir la Constitución, que Rajoy considera inamovible, sobre la protección de nuestras lenguas?

El PAR ha encontrado junto al PP un espacio de acción basado en la negación de la evidencia. Su propuesta para denominar “lengua aragonesa” a toda aquella que se hable en Aragón aparte del castellano, es, cuando menos, un insulto a la inteligencia, sin el más mínimo soporte filológico. Viendo una posible rentabilidad electoral del anticatalanismo, ambas formaciones políticas están dispuestas a utilizar denominaciones acientíficas para los sistemas lingüísticos que, desde la Edad Media, son conocidos como aragonés y catalán, y que la comunidad científica reconoce como tales.

Frente a la uniformidad que impone el PP en todo el Estado, en línea con una involución autonómica desenfrenada, CHA reivindica la existencia en Aragón de tres lenguas con tres realidades diferentes. Y el aragonés, que está en peligro de muerte, requiere medidas urgentes de acción positiva. Una lengua no es un objeto que podamos meter en una urna, exige una normalización y voluntad política para que siga viva, se estudie, se investigue sobre ella y se incremente su uso. El aragonés, valiosísimo legado histórico y patrimonial, debe ser cooficial en todo Aragón y se debe fomentar su utilización con criterios de voluntariedad, gradualidad, progresividad y suficiencia. Es su única posibilidad de supervivencia.

Los aragoneses y aragonesas somos responsables de que el aragonés siga siendo una lengua viva, y quienes deberían tenerlo más presente son, sobre todo, quienes ocupan ahora los despachos del Gobierno de Aragón.

(Este es un artículo de la portavoz de CHA, Nieves Ibeas, que ha sido publicado hoy en El Periódico de Aragón. El Proyecto de Ley de uso, protección y promoción de las lenguas y modalidades lingüísticas propias de Aragón, presentado por el Gobierno PP-PAR para reformar la vigente Ley 10/2009, de 22 de diciembre, de uso, protección y promoción de las lenguas propias de Aragón, está ahora en tramitación en las Cortes. El 13 de diciembre, los grupos parlamentarios PP y PAR rechazaron la enmienda a la totalidad de CHA al texto elaborado por el Gobierno de Aragón. CHA también ha registrado 53 enmiendas parciales).

Anuncios

Si quieres hacernos una consulta, plantearnos una duda o hacer una sugerencia este es tu sitio

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s