CHA propone un Plan de divulgación del Derecho foral aragonés

El Derecho foral es el derecho privado propio aragonés y una de las señas de identidad de Aragón. Pero sobre todo afecta a la vida cotidiana de la ciudadanía aragonesa, puesto que regula las relaciones entre particulares y hechos tan cotidianos como contratos, testamentos, capitulaciones matrimoniales, compraventas, etc.

A lo largo de los últimos años se ha hecho una gran labor de actualización y desarrollo normativo, pero quienes no son juristas ni profesionales del mundo del Derecho tienen un grado limitado de conocimiento de las posibilidades que les ofrece. “Es importante que los aragoneses y aragonesas seamos plenamente conscientes de que en Aragón existen peculiaridades y especifidades que nos permiten tomar decisiones diferentes a las que pueden tomarse en otras Comunidades Autónomas”, ha explicado la portavoz de CHA, Nieves Ibeas.

Por ello, Ibeas ha registrado una iniciativa parlamentaria para instar al Gobierno de Aragón a presentar en el plazo de seis meses “un plan de actuación con medidas concretas tendentes a divulgar y dar a conocer el Derecho foral de Aragón entre la población aragonesa, y en particular entre los no juristas ni profesionales del derecho”.

La portavoz de CHA considera que “debemos aprovechar que hay grandes expertos en derecho foral, muy buenos profesionales de la comunicación y medios públicos de comunicación en Aragón, así como las posibilidades que ofrece Internet y las redes sociales para desarrollar este programa divulgativo que desde CHA consideramos necesario y muy interesante”.

En la rueda de prensa de presentación de esta proposición no de ley, Ibeas ha puesto varios ejemplos de diferencias entre el Código Civil que rige en la mayor parte de Comunidades Autónomas y el Derecho foral aragonés:

Capacidad de los menores: en Aragón, a partir de los 14 años, pueden contratar por sí mismos, con la asistencia de los padres, y comprar, por ejemplo, una casa.

Viudedad: En el Código Civil, el usufructo de los bienes por parte del viudo o viuda es una tercera parte; en Aragón, el usufructo es universal, de todos los bienes.

Testamentos y herencias: En el Código Civil, un tercio debe repartirse a partes iguales entre los hijos, otro tercio debe recaer entre los hijos pero puede distribuirse desigualmente y sólo el otro tercio es de total libre disposición, es decir, que puede dejarse a quien sea. En Aragón la libertad de testar es mucho más amplia: la mitad de la herencia, no sólo un tercio, es de libre disposición. Y la otra mitad puede repartirse libremente, no necesariamente a partes iguales, entre los hijos e hijas y también entre los nietos y nietas, incluso puede dejarse toda la herencia a un solo hijo o nieto.

También existe la institución de la fiducia: cuando se hace testamento mancomunado entre dos personas –estén casados o sean pareja de hecho- mediante esta figura propia del derecho foral aragonés, lo que se está haciendo es delegar, cada cónyuge en el otro, la facultad de decidir qué hijos o nietos recibirán la herencia, y en qué términos, cuando el otro falte. Es decir, cada cónyuge, en previsión de su fallecimiento, confía en que el otro tomará la mejor decisión de cómo repartir la herencia.

Si quieres hacernos una consulta, plantearnos una duda o hacer una sugerencia este es tu sitio

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s